• Central León Gto.:
  • Tel: 01 (477) 717 1727
  • Sucursal Lagos de Moreno, Jal.:
  • Tel: 01 (477) 403 1710
Radiología
Síntomas del infarto agudo de miocardio

El IAM se manifiesta con un intenso dolor de tipo “opresivo” en la región torácica central (región central del pecho), sensación de ahogo, mareos y dolor que se irradia al brazo izquierdo y a la mandíbula. Frecuentemente se acompaña de sudoración, palidez, náuseas y vómitos.

El diagnóstico de un IAM se hace por el cuadro clínico y por exámenes, dentro de los cuales los más utilizados son:

1) Electrocardiograma, que muestra las diferentes curvas eléctricas que produce el corazón y permite determinar si hay zonas con poca irrigación sanguínea o con un infarto

2) Análisis de Enzimas Cardíacas (estudio específico de laboratorio), las cuales se elevan cuando se produce muerte de células cardíacas. Para mayor seguridad, los valores enzimáticos se toman en varias oportunidades para hacer una curva enzimática

Un infarto es tratable, y mientras más rápido se llegue a un centro asistencial, más posibilidades tenemos de evitar que el infarto de produzca o si este ya está en proceso podamos conseguir reducir el territorio dañado. Por lo tanto el tiempo es vida y cada minuto cuenta.
Las opciones terapéuticas para restablecer el flujo en la arteria obstruida son dos:
a) la angioplastia primaria coronaria, técnica de elección, llevada a cabo en centros con complejidad cardiovascular,

b) un fármaco llamado “estreptoquinasa”, cuya función es disolver el coagulo que está obstruyendo la arteria culpable del infarto. Si se dispone de aspirina, mascar media tableta puede ayudar en el tratamiento precoz del infarto.
El estudio INTERHEART, evaluó durante una década a casi 29000 personas de 52 países, incluída la Argentina, y demostró que el 90% de los infartos agudos de miocardio, responden a los siguientes factores de riesgo:

1) tabaquismo, 2) hipertensión, 3) diabetes, 4) bajo consumo de frutas y vegetales, 4) falta de actividad física, 5) falta de consumo leve de alcohol, 6) estrés y depresión, 7) anormalidades de los lípidos,  8) obesidad abdominal, y 9) sedentarismo.

Cuando se analizaron los factores de riesgo relacionados con el infarto en la población latinoamericana, la obesidad abdominal, anormalidades en los lípidos, el tabaquismo y la hipertensión fueron los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de un infarto de miocardio.

¿Cuál es ese mensaje? Que dejar de fumar, adoptar una dieta rica en frutas y verduras, y realizar más actividad física son tres sencillas medidas que permiten reducir en un 75% el riesgo de sufrir infarto de miocardio en una población“.