• Central León Gto.:
  • Tel: 01 (477) 717 1727
  • Sucursal Lagos de Moreno, Jal.:
  • Tel: 01 (477) 403 1710
Radiología
Qué experimentaré durante y después del procedimiento

Este examen es rápido y fácil, y no causa dolor.

A pesar de que la exploración en sí misma no causa dolor, es posible que exista cierta incomodidad al tener que permanecer inmóvil durante varios minutos y con un IV colocado. Si usted tiene dificultades para permanecer inmóvil, está muy nervioso o ansioso o tiene dolores crónicos, es posible que el examen por TAC le resulte estresante. El tecnólogo o la enfermera, bajo la dirección de un médico, podría ofrecerle un medicamento para ayudarlo a que tolere el procedimiento de exploración TAC.

Durante el examen (excluyendo cabeza y cuello) su cabeza permanecerá afuera del agujero, en el centro del explorador. El explorador tiene un ancho de aproximadamente 24 pulgadas, de manera tal que su cuerpo entero estará "dentro" del explorador en un momento determinado, tal como durante una RMN.

Cuando ingrese en el dispositivo de exploración por TAC, es posible que se vean haces de luces especiales proyectados en su cuerpo; los mismos son utilizados para asegurarse de que usted se encuentre en una posición apropiada. Con los modernos dispositivos de exploración por TAC, oirá sólo sonidos de zumbidos y chasquidos mientras las partes internas del dispositivo de exploración por TAC, que generalmente usted no puede ver, giran alrededor suyo durante el proceso de obtención de imágenes.

Durante la exploración por TAC usted se encontrará a solas en la sala de examen, a menos que existan circunstancias especiales. Por ejemplo, algunas veces un padre cubierto con un delantal de plomo, podría permanecer en la sala con su hijo. Sin embargo, el tecnólogo siempre podrá verlo, oírlo y hablarle en todo momento a través de un sistema incorporado de intercom.

Luego de un examen de TAC, puede volver a sus actividades normales.